Andreas Lubitz estaba de baja médica el día que estrelló el avión