Tragedia por no llevar el cinturón de seguridad