El avión accidentado en Rusia descendía a 1.000 metros por minuto cuando desapareció del radar