Los 'doraos' de Yanukóvich le han explotado en la cara