La repisa de cristal del Willis Tower de Chicago se quiebra bajo los pies de unos turistas