Un instituto de Utah retoca las imágenes del anuario por ser demasiado sexis