Voluntarios austriacos cruzan la frontera para sacar en sus coches a los refugiados