El aspirante a presidente de la República checa, un amante de los tatuajes