El Vesubio, convertido en un infierno