Zapatero desembarca en una Venezuela al borde del abismo