Así era Valeria, la Barbie de carne y hueso