La Unión Europea contempla criminalizar la asistencia personal humanitaria a los refugiados