La UE no es capaz de hacer frente a la política exterior de Rusia