El Nobel de la Paz para una UE en crisis