La Unión Europea ofrece a Reino Unido un mecanismo para limitar ayudas a europeos