Los aficionados, frente al estadio del Besiktas en solidaridad con las vítimas del atentado