La piloto del avión que succionó a una mujer, una heroína en la Casa Blanca