Trump sigue integrando al ala dura del movimiento conservador en su Gobierno