Trump aprovecha los ataques de Londres para insistir en la aprobación de su veto migratorio