La orden judicial "permite a cualquiera con malas intenciones venir a EEUU" para Trump