Trump y Melania, ante el Muro de las Lamentaciones