Los profesores se colocaron delante de los niños para protegerlos de la matanza de Newtown