El segundo terremoto en Nepal se lleva lo poco que quedaba en pie