Un terremoto de siete grados en la escala de Richter sacude México sin causar daños