Un trabajador taiwanés, premiado por no pedir ni un un día de descanso en 24 años de servicio