"Sufrimos, pero somos fuertes", el espíritu que recorre Manchester