Sudáfrica atribuye los problemas del intérprete a que no habla bien inglés