Una localidad sudafricana condiciona unas becas a superar pruebas de virginidad