Una avalancha de sudafricanos rompe el cordón para entrar a la capilla de Mandela