Strauss Kahn, ¿víctima de un complot?