Steve Bannon, alcanzado por la furia de Trump