Un guardia musulmán evitó la tragedia en el estadio al expulsar a uno de los terroristas