Solo tres de los 58 detenidos por las agresiones de Colonia son refugiados