Sobrevive tras clavarse una barra de hierro de dos metros en el cuello