210 sirios murieron el jueves, entre ellos 105 civiles, incluidos 21 niños