La cifra de muertos por el conflicto en Siria ronda los 126.000