En el conflicto en Siria han muerto unas 240.000 personas, la mitad civiles