Casi 1.400 civiles han muerto en Siria por ataques aéreos del Ejército ruso