La ayuda llega con cuentagotas a la ciudad siria de Madaya