La muerte de niños, civiles y reporteros, la cotidianidad en Siria