La resistencia siria asesta un golpe mortal contra el régimen de Bachar El Asad