La cumbre de Singapur transcurre con tranquilidad y sonrisas de Trump y Kim