Simpatizantes de Lula ocupan el tríplex de Sao Paulo por el que ha sido condenado por corrupción el expresidente