Simone Biles, la enésima víctima del médico abusador