Sederot, la ciudad israelí más castigada (Ana Garralda / Israel)