El primer ministro serbio, agredido por manifestantes en Srebrenica