La maquinaria para elegir al nuevo papa ya funciona a toda marcha