La pareja detrás de de la matanza de San Bernardino la planeó de antemano