El Estado Islámico atribuye a dos seguidores la autoría de la matanza de San Bernardino