Afectado por los incendios en California: “Las llamas sonaban como las cataratas del Niágara”